MENU CERRAR
Trufa negra de temporada

¿Eres amante de la trufa? Pues no te pierdas estos tips.

Saca el máximo partido a la trufa negra ahora que empieza la temporada.

¡Soluciones para todos los bolsillos!

 

La temporada de trufa negra (Tuber melanosporum) se acerca, y sabemos que se trata de uno de los ingredientes más codiciados en las cocinas de medio mundo, y más valorado por los paladares más exquisitos, pero hoy la vamos a poner a tu alcance con unos sencillos tips.

 

Cómo saber si una trufa es de temporada

 

Si estás pensando en hacerte con este manjar, lo primero que necesitas es identificar si efectivamente estás comprando (o comiendo) trufa de temporada, y para que no te den gato por liebre solo tienes que seguir estos consejos:

 

  • Por el tacto: la trufa debe estar tersa y dura. Si la notas blanda o demasiado arrugada, es muy posible que no esté fresca.

 

  • Por el olfato: debe tener un fuerte aroma. Si no percibes su olor intenso a tierra húmeda con notas de gas, no es la trufa que estás buscando. Y sobre todo, huye de las que emanen aromas avinagrados, o similares al del ajo. Esto significa que no son de temporada o que no se han almacenado correctamente.

 

  • Por la vista: una buena trufa debe tener la beta muy marcada, y ésta debe ser clara. Fíjate bien en si se aprecia sobradamente la diferencia entre el negro y marrón de la trufa y el blanco de la beta, pues si éstas están amarillentas u oscurecidas, significará que la pieza está demasiado madura.

 

He comprado trufa ¿cómo la conservo?

 

Lo ideal es que hayas apostado por piezas de entre 20 y 30 gramos, no demasiado grandes, y que las conserves en buen estado para que no pierdan ni un ápice de su valor y mantengan intactas todas sus propiedades organolépticas.

Para ello, te recomendamos que las envuelvas en papel de cocina absorbente y las guardes en la nevera dentro de un tarro de cristal cerrado herméticamente.

Cada día deberás cambiar el papel, con lo que conseguirás por un lado eliminar el exceso de humedad, y por otro, renovar el aire del tarro.

 

¿Y qué cocino con ella?

 

Pastas, arroces, aves, caza, alcachofas, puerros… Las opciones son infinitas, pero quizá el trío más infalible lo formen junto a los huevos y las patatas.

Una tortilla de patatas con trufa rallada, o unas patatas paja con huevo trufado, son sin duda apuestas seguras y fáciles de preparar.

Pero también la puedes usar en una pizza con mozzarella, parmesano y un chorro de aceite; para dar sabor en una mantequilla o un aceite; o incluso para hacer una salsa como la clásica salsa Périgord, en la que la trufa se combina con setas (otro compañero ideal), resultando perfecta para napar una carne o un ave.

Nosotros recientemente la hemos incorporado a nuestra última creación: unos espaguettis de calabacín con setas y huevo, que napamos con una exquisita salsa de trufa. ¿Quieres la receta? pues no esperes más y descúbrela en nuestro perfil de Instagram!!

 

 

¿Y si no tengo mucho presupuesto o no quiero cocinar?

 

Entonces tenemos la solución perfecta para ti:

Ya sea para darte un capricho, o para hacer el regalo perfecto, puedes recurrir a nuestra cesta «Trufa Lovers».

Con ella disfrutarás de uno de nuestros must como es nuestro queso brie relleno de trufa, acompañado de unos Waffers de parmesano, Jamón ibérico de bellota cortado a cuchillo, Patatas fritas Torres de Trufa Negra, y un Vino tinto Luis Cañas Crianza D.O Rioja, para acabar de redondear la combinación perfecta.

La opción ideal para quienes, como nosotros, sean auténticos amantes de la trufa!!

¿A qué esperas para probarla?

Inicio
Mi cuenta
0
Finalizar