MENU CERRAR
El Juego del Calamar cañí

Los 7 mejores bocadillos de calamares

Descubre nuestros favoritos en Madrid. «El Juego del Calamar», versión castiza!!

 

Seguro que si te hablamos de comer un «bocata de calamares» enseguida piensas en la Plaza Mayor y en las tascas de toda la vida, que siguen vendiendo este castizo bocado a madrileños y visitantes.

La campana, El Brillante, La Rúa, el Bar Postas, o La Ideal, son algunas de estas tabernas míticas madrileñas, donde han hecho de este bocado un clásisco entre los clásicos.

Pero ya sabéis que a nosotros lo que nos gusta es mezclar esa tradición con vanguardia, influencias de otras culturas, e innovación, así que hoy te vamos a proponer un paseo por nuestras reinterpretaciones favoritas de este «must cañí».

 

1.Nakeima Dumplin Bar:  Los que nos conocéis ya sabéis que este pequeño local es uno de nuestros lugares favoritos en el mundo, pues toda su propuesta nos encanta. Bien, pues estos jóvenes chefs también se han atrevido con su versión del bocadillo de calamares, adaptándolo por completo a su estilo: aquí el pan crujiente tradicional se sustituye por su suave pan chino hecho al vapor, y el relleno huye del típico rebozado, para dar paso a unos sedosos tallarines de sepia, acompañados de alioli de ajo negro y cebolla china. Una auténtica reinterpretación, que no os dejará indiferentes.

Dónde está: Calle Meléndez Valdés, 54.

 

2. Sa Brisa: Los sabores tradicionales de Ibiza llegaron a Madrid en 2018 y lo hicieron para quedarse. Su propuesta atraviesa España, Asia y Sudamérica y su chef, el argentino Gonzalo Aragüez, se ha atrevido también con el clásico madrileño, convirtiéndolo en un perrito. Su «Bocatín de calamar» es en realidad un hot dog de calamar de potera sobre pan casero al vapor con kimchi, mayonesa de lima y katsuobushi. Una propuesta divertida y potente.

Dónde está: Av. de Menéndez Pelayo, 15.

 

3. Javier Aranda: El que fuera el chef mas joven del mundo en conseguir una estrella Michelin en cada uno de sus restaurantes, nos ofrece la que sin duda es una de nuestras propuestas favoritas, con su ya archiconocido «Bocadillo de calamares a la inversa«. Un delicioso pan suflado, que rodea con calamares de potera, mayonesa de jalapeño y mayonesa de lima. Originalidad y perfecto equilibrio que antes era una de las estrellas de «La Cabra», y que ahora se puede probar en su restaurante «Gaytán«.

Dónde está: Calle Príncipe de Vergara, 205 (Lateral derecho).

 

4. John Barrita: Y es que no solo de «cocina visceral» vive el chef Javi Estévez. Conocido por su restaurante «La Tasquería» (una Estrella Michelín) donde nos pone a prueba ofreciéndonos casquería de alta cocina, Javi se ha unido a La Panotheca para ofrecernos «Bocatas que molan» en el Mercado de San Miguel. Aquí podremos encontrar su versión del clásico, reinterpretada en una chapata crujiente de miga jugosa, con unos calamares muy tiernos acompañados de mayonesa blanca y negra y un toque de salsa picante. ¿Quién no se apunta a probarlo?

Dónde está: Plaza San Miguel s/n .

 

5. Skull St. Food: Esta taberna canalla, que se ha hecho ya un merecido hueco entre la amplia oferta del barrio de Chueca, es otro ejemplo de fusión que prima el producto y nos lo enseña en su cocina abierta. También ellos se han atrevido con el clásico, que versionan en su Bocata de calamarcitos acompañados de una sabrosa mayonesa de lima, que combina a la perfección con su guarnición de chips de boniato. Todo un vicio!

Dónde está: Calle Barquillo, 8.

 

6. Cokima: Y de una neotaberna canalla, a otra. Cokima (Cooking Kitchen Madness) es nuestro último descubrimiento del Grupo Tombo. Con Daniel Esteban a la cabeza, este espacio se define como de «cocina ecléctica con toques que van desde las recetas más castizas, de las que a los de Madriz les llena de orgullo, hasta los guiños más exóticos para los modernos gastronómicos». Y uno de sus platos estrella es el el pan bao de calamares fritos con alioli de hierbabuena. El contraste perfecto para refrescar este bocado.

Dónde está: Calle Andrés Mellado, 21.

 

7. Kabuki: Y no podíamos acabar sin mencionar a otro de nuestros favoritos, abanderado del encuentro de las culturas japonesa y mediterránea. Los restaurantes Kabuki y su fusión «japocañí» nos sorprenden con su «Usuzukuri bocata de calamar» una tira de calamar semitransparente, acompañada de una harina de tempura frita que sustituye al pan tradicional, salpicados de soja y AOVE. Irreverente e irresisistible.

Dónde está: Av. Presidente Carmona, 2 / Calle de Velázquez, 6.

 

Sabor, fusión y respeto a la cocina de siempre, con el punto de modernidad que los hace diferentes, pero igual de imprescindibles. ¡¡Este sí que es el auténtico Juego del Calamar!!

Inicio
Mi cuenta
0
Finalizar